Te invitamos a unirte desde tu casa en nuestra oración diaria

Todos los que formamos parte de Hermandades del Trabajo-Centro de Madrid nos unimos, diariamente desde nuestras casas, a partir de las 20:00 horas para rezar la Oración a la Virgen del Cenáculo, la Oración a San José y finalizamos las Preces.

En ellas pediremos por todos los trabajadores y en especial por los que ahora están en los servicios más expuestos, por los enfermos, sus familias y sus cuidadores, por todos los que han fallecido, por toda la ciudadanía, por los voluntarios que siguen ayudando a los más pobres y vulnerables.

¿Te unes a nuestra iniciativa?

Oración a la Virgen del Cenáculo

Madre, aquí tienes a tus hijos para obligarte más. Son tus Hermandades que te piden otra vez el milagro de Pentecostés. Llena nuestras almas del fuego de la gracia, enciende nuestros corazones con el entusiasmo de tu amor y pon en nuestras mentes aquellas divinas razones que hicieron posible la renovación de la tierra.

Nos duele, Madre, ver a tantos hombres lejos de Ti, sus hogares sin pan y sus centros de trabajo sin Dios.

Haz tú, Reina de los Cielos, que el Divino Espíritu vuelque sobre todos los trabajadores, en maravillosa abundancia, la fortaleza de la Fe, la alegría de la Esperanza y el calor de la Caridad.

Que sea pronto un hecho en el mundo entero el reinado de la justicia social, sobre la cual levantará Jesús su trono de paz y bienestar, y que al mirar al Cielo, recemos al Padre con la ternura de quienes todo lo esperamos de Él.

Y a nosotros, Madre, santifícanos en el apostolado. Que la caridad más heroica y la unidad más apretada, nos hagan acreedores al triunfo.

Contigo por Señora dominaremos al mundo, contigo por Reina conquistaremos las almas, contigo por Madre rendiremos lo corazones. Todos te cantarán, y las Hermandades realizaremos el milagro de este nuevo Pentecostés, convirtiendo a Cristo el mundo del trabajo.

Reina de los Apóstoles y Madre de los humildes, en Ti ponemos nuestra confianza.

 Oración a San José

Glorioso San José, concede tu protección perpetua a la iglesia; y a nosotros la gracia de gozar siempre de tu glorioso patrocinio. San José, ruega por nosotros.

Preces del Cenáculo

Señor y Hermano nuestro Jesucristo,

Escucha la plegaria que te hacemos y atiéndela. Mira la angustia de las clases trabajadoras y compadécete de ellas. Mira que caminan a ciegas, sin Fe y sin amor, porque no te conocen. Remedia su estrechez y su miseria y derrama tu gracia en abundancia para que los trabajadores del mundo vuelvan pronto sus ojos hacia Ti. Tú que sabes del frío y del calor en el taller, y del hambre, el dolor y la fatiga, por amor hacia todos tus hermanos recoge nuestras preces:

  • Por todos los trabajadores y en especial por aquellos que ahora están más expuestos
  • Por los enfermos, sus familiares y quienes les cuidan.
  • También ponemos de manera especial en la manos del Señor resucitado a todos los que han fallecido
  • Pidamos también por toda la ciudadanía, para que tenga un comportamiento solidario y responsable.
  • También por todos los voluntarios que en estos días siguen ayudando a los más pobres y vulnerables

Puedes añadir tus intenciones particulares y todas aquellas que creas necesarias y convenientes.